La presidencia de Donald Trump y su implicación para el cambio climático

 

 

Donald Trump, en contracorriente de los pronósticos, ha ganado la presidencia de los Estados Unidos con más de 270 votos electorales. La sorpresa de Trump se suma a otra victoria para la derecha americana: mayorías republicanas en ambas cámaras legislativas.

La presidencia del candidato republicano podría representar importantes desafíos para la política climática. Donald Trump así como el partido político que representa no consideran prioritario el tema del cambio climático y se oponen a regulaciones que afecten la competitividad de la industria de combustibles fósiles. Asimismo, muchos miembros del partido republicano, incluyendo a Trump, consideran que no hay evidencia suficiente para vincular al cambio climático con actividades humanas.

El futuro presidente ha mencionado que está en contra de la ratificación del Acuerdo de París de parte de Estados Unidos e incluyó en su plan de acción para los primeros 100 días de su presidencia la suspensión del financiamiento de proyectos relacionados con su implementación. Estados Unidos es responsable de más de 17% de las emisiones de GEI del mundo, por lo que su inacción implicaría mayores retos para alcanzar la meta de limitar el incremento en temperatura a 2°C o menos sobre niveles preindustriales.

Además, la administración de Trump tendrá la facultad de elegir al noveno miembro de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos, lo cual podría ajustar las decisiones de este órgano jurídico. Esto podría complicar el futuro del Clean Power Plan, el mayor logro de legislación ambiental durante la administración de Barack Obama, ya que se le ha solicitado a la Suprema Corte revisar la constitucionalidad del mismo.

Donald Trump también ha declarado en varias ocasiones su intención de eliminar el Environmental Protection Agency, la principal dependencia del gobierno americano en materia de sustentabilidad y regulación ambiental. Sin embargo, no queda claro si recibiría apoyo de parte de su partido para dicha iniciativa.

A pesar de las dificultades que implica para política climática la presidencia de Trump, durante su campaña se comprometió a desarrollar la industria de gas natural por su menor costo y huella de carbono en comparación con otros combustibles fósiles.

 

 

>> Más noticias

 
redes sociales