Bonos Verdes

Aspectos fundamentales

Cualquier entidad con una calificación crediticia puede emitir un bono verde. A nivel internacional emiten Bonos Verdes: banca de desarrollo, banca comercial, corporativos, gobiernos nacionales y locales. Como en cualquier nuevo mercado, los primeros emisores fueron aquellos con las mejores calificaciones, en este caso los bancos de desarrollo. El Banco Europeo de Desarrollo (EBRD) emitió el primer Bono Verde en 2007, seguido por el Banco Mundial en 2008. Los corporativos y los gobiernos entraron al mercado en 2013 y 2014, aumentando de forma exponencial las emisiones. En 2014 se emitieron US$36.7 mil millones de Green Bonds

Se pueden emitir bonos verdes para nuevos proyectos y activos ó utilizar los ya existentes. Al igual que los procesos de refinanciamiento, los recursos de un bono verde pueden utilizarse para activos ya existentes, como una planta solar ya en operación. Por ejemplo, una compañía que genera energía solar puede emitir un bono verde para re-financiar activos ya existentes y utilizar los recursos para ampliar su planta.

Los recursos pueden ser destinados a nuevas inversiones de capital siempre que sean destinados en un período relativamente corto.

Las carteras de crédito también pueden ser utilizadas como activos físicos. Para instituciones financieras –bancos de desarrollo nacionales e internacionales, bancos comerciales y otros- las carteras de créditos e hipotecas pueden ser financiadas por bonos verdes siempre que estén enfocadas a actividades verdes.

Monitoreo y reporte. Los recursos obtenidos por la emisión de Bonos Verdes sólo pueden ser usados en proyectos o activos verdes, por lo que deben existir ciertos principios que aseguren su seguimiento. Los emisores usualmente etiquetan esos recursos y los destinan de forma específica dando cuenta de su utilización.

Las metodologías utilizadas para monitorear el destino de los recursos deben ser establecida antes de la emisión del bono, lo que asegura a los inversionistas que los recursos se destinarán a las actividades planificadas y no se utilizarán en otras actividades.

La calificación crediticia juega el mismo papel que en cualquier otra emisión. Los emisores de bonos verdes pueden utilizar el mismo método para identificar, revisar, monitorear y reportar diferentes emisiones dentro de un mismo programa de colocación.

 
redes sociales