Bonos Verdes

El cambio climático es el más grande desafío que enfrentamos a nivel global. Los costos de la inacción superan por mucho las inversiones necesarias para evitar efectos climáticos irreversibles. De no realizar las inversiones necesarias, el PIB de México podría perder hasta el 3.7% para 2050 (INECC).

Desde 2012, el mercado de bonos verdes ha crecido de manera exponencial. En 2015 se registró un importante desarrollo en las emisiones de bonos verdes, principalmente de emisores locales en mercados emergentes, sobresaliendo las apoyadas por el sector público y la banca de desarrollo, al igual que los bonos corporativos con ratings menores a AAA.

Se anticipa que el crecimiento del mercado en 2016 superará al de años anteriores y alcanzará 100,000 millones de dólares emitidos. Este incremento se debe en parte al crecimiento en la participación de bancos y las emisiones chinas.

En México existe gran potencial para construir infraestructura verde más allá de energías renovables, por ejemplo: el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el tren interurbano entre la Ciudad de México y Toluca, redes de transporte limpio, proyectos de eficiencia energética, agua y desechos, entre otros. El surgimiento de este nuevo mercado presenta un gran potencial de inversión climática.

 
redes sociales